Economistas y sus teorías: Lo que se puede sepultar y lo poco que hay que saber

Economistas y sus teorías: Lo que se puede sepultar y lo poco que hay que saber es un libro para descargar gratis en EPUB, PDF y MOBI del autor/a Andrés Ehmann

Éste Libro se Encuentra GRATIS en Amazon.

Economistas y sus teorías: Lo que se puede sepultar y lo poco que hay que saber

Este libro tiene dentro 240 cuestiones y respuestas que dejan aprofundizar las teorías expuestas en el libro.

La reputación de los economistas sufrió bastante en estos últimos años. La economía pasa por ser una pseudociencia que no soluciona, con bastante esfuerzo y elementos estatales, inconvenientes poco relevantes y que no asigna nada a inconvenientes importantes. Esto por sí mismo no sería ningún inconveniente. En el lapso de la historia hubo ahora muchas ciencias que cayeron en el olvido. Los inconvenientes escolásticos cayeron en el olvido no pues al final se halló una contestación determinante para sus cuestiones, sino más bien por el hecho de que desde un cierto instante las cuestiones por el momento no interesaron a absolutamente nadie. Las humanidades por el momento no desempeñan ningún papel en el enfrentamiento público.

La situacion de la economía es un tanto distinto. Lo que está en el enfrentamiento público puede ser asignado sin esfuerzo alguno a una u otra corriente de la economía. En un programa de entrevistas, los representantes de los sindicatos abogan a favor de una política que impulsa la demanda agregada, los representantes de los patrones se preocupan un incremento de los costos de producción. Los primeros están en consecuencia a favor de salarios mucho más altos y los segundos a favor de salarios mucho más bajos. Los primeros persiguen una política "keynesiana", sea lo que sea comprenden por este motivo, y los segundos una política "neoliberal" sin que esté clarísimo lo que es. Ocasionalmente un catedrático asimismo consigue a manifestarse en la pantalla dando a una perogrullada pinta de ser algo muy científico.

Hay gente con la capacidad de denominar la economía como una pseudociencia y al tiempo declararse adepto a un concepto sobre las relaciones causales económicas mucho más vieja que las lomas verdes de África.

Los muy completados tienen una seguridad profunda en las habilidades estatales de usar los impuesto y las contribuciones para los sistemas sociales, pero no nos dicen exactamente en qué se fundamenta esta seguridad y se quejan de los economistas en el momento en que sus esperanzas no se cumplen y entonces los hacen causantes de su pobreza.

Quejarse de que los otros no tienen respuestas a cuestiones específicas no posee bastante sentido, si uno siempre y en todo momento se deja mentir por exactamente los mismos modismos.

Si verdaderamente se precisa la empresa de economistas más adelante es una pregunta que se puede ignorar de momento. No obstante, para el desarrollo decisorio democrático es de vital relevancia que el campo de tensión tendido por las diferentes ideas sobre las relaciones causales económicas quede bien comprendido.

Por el momento no es tiempo de discusiones escenciales entre "capitalismo" y "socialismo" ya que ni el uno ni el otro hay el día de hoy. En este momento nos toca ocuparnos de refinar el sistema. En alguna parte entre Adam Smith y John Maynard Keynes está el justo medio.

Esta obra no discute los temas políticos recientes, sino detalla a partir de contenidos escritos auténticos, estos son mucho más reveladores que el resumen de un comprendio que está en los libros de artículo sobre temas económicos, conceptos básicos de la economía sin los que es imposible debatir sobre economía.

El límite entre lo preciso y lo erróneo es en este contexto mucho más difuso que el límite entre lo importante y lo sin importancia. Para distinguir entre los inconvenientes importantes y los poco relevantes basta algo de los pies en el suelo. Lo acertado o lo erróneo es dependiente del contexto. La economía brindaría un enorme servicio para sí, si lograra a desprenderse de la carga escolástica y su visión angosta. Al no llevarlo a cabo corre el peligro de continuar a las humanidades en el sendero a la irrelevancia. Encargarse de temas poco relevantes lo puede realizar el que tiene bastante ocio y los elementos para financiarlo en un plan privado. El intelecto se revela más que nada en poder distinguir entre lo importante y lo sin importancia y concentrarse en lo primero.

Éste Libro se Encuentra GRATIS en Amazon.

Más Libros de Andrés Ehmann

Libros de Política

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com